Sexo romantico 485200

Al entrar se percibe un penetrante y sabroso olor a bar y a fritanga. La especialidad de la casa es el cerdo madejas, oreja, morro Casa Pascualillo. En la calle Libertad y fundado en el año que este país perdió su libertad. Un local fino en el centro del Tubo, lugar de tapeo de funcionarios y profesionales que trabajan en la zona del casco antiguo. Es la típica taberna con barra alta de madera y azulejos, muy bonita de aspecto. A la entrada contemplaréis un curioso cuadro que muestra los distin- tos pelajes de toro de lidia y sus respectivas denominaciones taurinas.

Las tapas son variadas y de excelente calidad: Cervecería Trota-Mundo. Calle Estébanes. En esta calleja transversal del Tubo subsisten bares cutres de luminoso macilento, pintura ajada por el humo y las toses y parroquianos de rostros etílicos. Conserva todo el encanto ruinoso de una calle tabernaria de tiempos pretéritos. Fuera del perímetro del Tubo, pero dentro del casco antiguo cabe citar otros lugares de tapeo: Plaza de Santa Marta.

Ambos son del estilo del ya mencionado Pascualillo. Zona calle Don Jaime I. Del Coso nacen varias calles en dirección al Paseo de la Mina y calle Asalto, bien pertrechadas de bares de tapeo. Alta Taberna de Pedro Sapunto. Antonio Agustín, San Lorenzo, Si el mediodía os sorprende en esta zona no dejéis de acercaros a Los Navarros, en la calle del 5 de Marzo, donde os aguarda una gran barra repleta de bocados mariscos, cerdo, tortillas, cordero para todos los paladares. Quien desee hacer una incursión en el peculiar mundo de camioneros y transportistas, que se acerque al Café Madrid Avda.

Madrid, 1 , tradicional lugar de parada y fonda de este gremio. La ponderación resulta difícil y engañosa, pero una cosa sí es cierta: Zaragoza se divierte a rabiar noche y día, en buena parte gracias a que los restrictivos horarios continentales no han llegado todavía y que sea por muchos años a estas latitudes.

El horario de cierre ronda las cuatro de la madruga- da. Algunos locales solamente abren los fines de semana y festivos. La calle Olmo ofrece un aspecto devastado, en contraste con la vitalidad de sus pubs. Es uno de los enclaves pioneros de la movida nocturna en este barrio, junto con su vecino El Olmo Rosa. La clave de su éxito se cifra en tres constan- tes vitales: El Vertical, siempre abarrotado y con fama de lugar propicio para el ligue y El Ibicenco son los locales estrella de esta calle dilatada y poco agraciada estéticamente, donde el horario de cierre bien puede prolongarse hasta las seis de la mañana.

Entremezclados los soldados de la guarnición militar en Zaragoza los hay a puñados , bachilleres y bailones en general, la zona tiene fama de bullanguera. Zona Universitaria Quienes han pasado por las aulas de la Universidad recuerdan con singular nostalgia la despreocupación y el espíritu festivo que campeaba aquellos años mozos. El Capítol. La Ripa, 7. La Ripa, Lorente, Café Buñuel. Todos los géneros tienen cabida en esta ciudad heterogénea, rica en ambientes diversos. Malvaloca en pleno centro histórico: La reconversión en café-cantante se realiza en Sobre el pequeño escenario -cuyo trasfondo ocupa un decorado tropical tan feraz como añejo- la actuante canta una letrilla maliciosamente arreglada, se mete con tu bigote y alcanza a mostrar un retazo de carne generosa -y no siempre joven-.

En la calle de Boggiero, n 9 28 barrio de San Pablo , encontraréis otro café-teatro histórico: Adquiere su nombre actual en , para convertirse en renombrado centro de music-hall. Carmen Amaya, Estrellita Castro y Carmen de Lirio -entre otras celebridades de la posguerra- pasaron por su escenario.

Y ya se sabe: Para bailar y bailar y ver amanecido a la salida tenéis las siguientes discotecas: Son refugios para insomnes, embalses donde desembocan las corrientes de todos los cauces nocturnos a que antes hemos pasado lista. Por su concepción, el diseño de la remozada plaza se basa en motivos verticales que rompen la continuidad horizontal de la gran explanada; un contraste fuerte, intencionado, entre estilos aparentemente contrapuestos. Un proyecto urbanístico caracterizado por su aversión a lo vegetal, como demuestra la actuación en la contigua Plaza de La Seo y que recuerda con perdón las plazas duras que han proliferado en la Barcelona olímpica.

Pero hablemos del templo en cuestión. Ventura Rodríguez concluyó la obra en sí en el año , tras muchos y diversos avatares económicos; no obstante quedaban por rematar algunas torres del actual edificio, que no se alzarían hasta el presente siglo. La basílica es de planta rectangular, alta y espaciosa, con tres naves paralelas de siete tramos cada una. El corazón de la basílica no es otro que la Santa Capilla, sita en el flanco derecho de la nave central y donde es venerada la imagen de la Virgen -una pequeña escultura gótica en madera de cedro atribuida a Juan de la Huerta, de apenas 38 centíme- tros de talla y ubicada a la izquierda del monumental conjunto es- cultórico central-.

Dos tradiciones piadosas hondamente arraigadas entre los zaragozanos tienen la Santa Capilla por escenario. Una de ellas es el paso de los niños por el manto de la Virgen: Otra es el ósculo al Pilar -y en realidad no es un pilar, sino una columna- sobre el que se apareció la Virgen y que ha permane- cido en el mismo lugar desde aquella legendaria madrugada -así lo afirman-. Un fragmento de la columna puede verse y besarse a través de un pequeño ventanuco, que se abre a espaldas de la capilla. Y por cierto: Gentes de todas las edades, sexo y condición acuden con frecuencia a depositar su beso sobre tan peculiar objeto de culto.

Los relieves de la sillería represen- tan escenas de los dos Testamentos, de la vida de la Virgen y de los santos e incluso escenas históricas referentes al pasado de la Iglesia aragonesa -aunque no las distinguiréis desde la lejanía impuesta por la reja-. Las tallas del órgano las debemos a Juan de Moreto y Esteban Ropic, que realizaron el encargo entre y Adheren- cias extrañas e indeseables como ésta destrozan el encanto de un monumento. Reta- blo con vocación arquitectónica, en el cual los contornos de formas góticas enmarcan la abigarrada profusión de episodios sacros.

Si el tiempo y el empacho de monumentos lo permiten, cabe también detenerse ante las capillas de Santiago -con baldaquino barroco- y de San Juan Bautista, el Coreto coro de la Virgen y la Sacristía de la Virgen. En la Sacristía Mayor, hoy museo, puede contemplarse un estimable conjunto de arte religioso: Y vecino a las murallas vemos el Mercado de Lanuza, construcción de estilo modernista que realizase en piedra y hierro Félix Navarro entre y Al lado opuesto de la basílica encontraremos la Lonja del siglo XVI, edificio de estilo renacentista donde los mercaderes mayoristas exponían y negociaban su género.


  • sexo duro 356097!
  • Títulos relacionados;
  • pagina para conocer gente heavy?
  • .

Edificada entre y , en ella laboraron el arquitecto municipal Juan de Sariñena y el cantero Juan de Segura, autor de las columnas in- teriores. La construyeron en ladrillo, como es típico entre las edificaciones aragonesas de la época, siendo rectangular su planta. Si bien el exterior es sobrio en exceso y poco atractivo, pj es confiere al curioso cierta impresión de pesadez, podemos destacar la elegancia de sus adentros surcados por ocho colum- nas de proporciones esbeltas y capiteles labrados, que soportan bóvedas nervadas de orden gótico.

Próxima a la Plaza del Pilar encontramos la calle de San Braulio. En ella se yergue la modesta de aspecto sede del PSOE, exenta de interés artístico pero dotada de indudable valor testimonial. La reforma de este espacio ciudadano erigió en lugar de aquellos una suerte de gran bloque -con dos tramos: La Catedral del Salvador -abreviando: La Seo- se erige sobre la antigua mezquita mayor de Saraqustat. La estructura del edificio es típicamente gótica: Las sucesivas reformas y adherencias modificaron parcialmente el diseño original e impiden contemplar partes del mismo que subsistieron a las posteriores innovaciones.

El con- junto es de proporciones mucho menores a la grandilocuente Basílica del Pilar, aun siendo mayor su riqueza -basada en la heterogeneidad- estilística. El Retablo Mayor es un impresionante conjunto de ala- bastro labrado en proporciones mastodónticas, cuya realización compartieron los escultores Pere Johan y Hans Piet d'Anso siglo XV. En el centro de la nave principal topamos con el coro catedralicio. La sobriedad de su sillería doselada contrasta con la profusión ornamental del coro del Pilar.

Fue construido entre y por encargo del arzobispo Dalmau de Mur. La reja de bronce que lo clausura es posterior, en tanto que forjada por Juan Ramírez e! La Sacristía Mayor hace las veces de museo catedrali- cio. Contiene objetos de culto y piadosos. Se trata de una de las mejores piezas del llamado barrio gótico zaragozano, felizmente rescatado de la ruina en que se encontraba. Varios bloques de ladrillo rojo pretenden emular las formas tradicionales de la vivienda zaragozana de épocas pasa- das; la torre del reloj que preside el conjunto es un lejano calco de los torreones mudejares de planta cuadrada del Bajo Aragón.

En el siglo XV las capillas desaparecieron con la contrucción de las dos naves laterales, comunicadas por sus cabeceras y pies. A destacar la preciosa torre mudéjar de siete pisos y remate acerado aunque posterior, del siglo pasa- do ; tiene planta octogonal, fue construida en ladrillo y su orna- mentación se basa en motivos geométricos concretamente, friso de rombos. Igual- mente recomendable es la visita al claustro de San Miguel. Al- Yafariyya fue su nombre original y lo hizo construir para su asueto y protección Al-Muqtadir, soberano de la taifa de Saraqustat.

Contemplaréis el soberbio exterior amurallado, sobre el que en su momento se efectuó buena restauración. De los dieciséis torreones semicirculares de alabastro que sobresalían del muro, apenas se conserva el basamento: Entre dos de estos torreones se abre la puerta de herradura que da acceso al recinto interior. Esta pieza fue en su momento expoliada, pues los arcos originales se guardan hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el Museo de Zaragoza. Una inscripción laudatoria bordea el perímetro del salón -a modo de zócalo elevado- y encomia con palabras latinas a quien Maquia- velo consideró espejo de príncipes y a su egregia esposa: Como si la tentación, que tan buenas pértigas blande, viese frenados sus ímpetus por esta especie de cilicio que separa el rigor conventual de las asechan- zas del siglo Se debe su fundación al arzobispo de Zaragoza don Hernando de Aragón, nieto que fue de los Reyes Católicos.

La iglesia es sencilla, aunque amplia; consta de una sola nave y crucero. La bóveda de crucería, huérfana de columnas, asienta sus nervios estrellados sobre pechinas en forma de escudo; el encalado superior inunda de luminosidad los interiores del templo. Observad la disposición de la sillería, paralela a los muros laterales, donde toman asiento los monjes en las distintas momentos de oración que jalonan la vida cotidiana de esta escrupulosa orden religiosa.

Goya pintó varios óleos para la Cartuja de Aula Dei, el año Cuatro de estas obras se perdieron tras la desamor- tización; prendidos de los muros de la iglesia conventual podréis admirar siete piezas originales del genial artista aragonés, que representan escenas de la vida de la Virgen. Iglesia de la Mantería Plaza de San Roque. Barroca y construida en ladrillo, de interior suntuoso, decorado con frescos del pintor Claudio Coello. La vista se extravía entre tanta sinuosidad. Una barroquísima exageración, pero sin duda bella y de trabajosa factura. Patio de la Infanta. Perteneció al desaparecido Palacio de los Zaporta, derribado en El patio en cuestión tiene forma rectangular, flanqueado por ocho columnas con esculturas antropomórficas que sostienen un dintel profusamente labrado; sobre el dintel se yergue una galería de arcos de medio punto, a la usanza renacentista.

Palacio de los Luna Coso, 1. Actual Audiencia Territo- rial. Lo caracterizan dos gigantes esculpidos a ambos lados de su portada Hércules y Teseo. La muchacha de Caspe , El virtuoso , Buey vasco , Bailarina espa- ñola y El profeta El edificio es de estilo barroco data del siglo XVII , fue construido en ladrillo y lo corona una amplia barbacana, típicamente aragonesa. En la misma plaza y como complemento a la incursión museística, podréis contemplar otra joya del mudejar zaragoza- no: Recorrer sus salas supone el repaso de la historia arago- nesa. Museo Etnológico Tan diminuto como coqueto.

Acercaos a curiosear las colecciones de trajes y menaje doméstico guardadas en el interior de estas graciosas construcciones. Museo Camón Aznar José Camón Aznar Zaragoza, Madrid, es una de las grandes personalidades de la cultura aragonesa de este siglo. Su afición coleccionista le llevó a formar una valiosa muestra de obras de arte que legaría a su ciudad natal.

Para acoger tal donación, Ibercaja adquirió y restauró el precioso palacio rena- centista sito en la calle Espoz y Mina, El Ayuntamiento organiza distintos actos culturales, musicales y artísticos, los gigantes y cabezudos que inmortaliza- se la zarzuela así intitulada ocupan las calles del casco viejo zaragozano para algarabía de jóvenes y mayores. Pero nada puede emular las tres citas tradicionales de estos festejos: Cada año por estas fechas se celebra un afamado concurso de jotas, al cual concu- rren grupos y solistas de todo Aragón.

Y todo generosamente regado en vino del país. Fiestas de San Valero. Este venerable varón comparte con la Virgen del Pilar el patronazgo de la ciudad. Una fiesta cívica felizmente recuperada. Semana Santa. Zaragoza se suma a la rica tradición sacra de estas fiestas con la Procesión General del Santo Entierro: Las distintas escenas se reproducen con pasos anti- guos y con otros de reciente factura del siglo XV a nuestros días.

La calidad de la oferta es superior a la que puede adquirirse en los mercados de otras grandes ciudades, y los precios son sensible- mente inferiores sobre todo por lo que respecta a las verduras, carnes de cerdo y cordero y embutidos. Rayo, escultor. Para pasar a la posteridad. Esculpe tu busto en cualquier tamaño. Salchichería Krutz Madre Sacramento, Famosas son sus alpargatas. Almacenes Gay En la calle Alfonso, para todas las tendencias a la hora del vestir.

El Tingladillo. Cortes de Aragón, Atuendo y acceso- rios para el amante de la estética heavy El Mañico. Calle Alfonso, frente a Gay. Típica tienda de recuerdos del casco antiguo zaragozano. En su poblado escapa- rate resaltan los adoquines y las figuras del popular maño, indi- viduo típico aragonés con su faja y cachirulo pañuelo a cuadros, generalmente rojo con franjas negras, anudado a su cabeza. Otros establecimientos del mismo género y cercanos son La Española en la Plaza de Sas y renombrada por su oferta de frutas confitadas de Aragón , El Maño en la calle Alfonso, poco antes de que ésta desemboque en la Plaza del Pilar; un muñeco con trazas de cazurro nos asalta desde su escaparate con esta juiciosa sentencia: Ossau, 9.

Aventuras para pijos: Luces de Bohemia. Una preciosa librería de viejo, cuyo escaparate expone grabados antiguos de tema religioso. Inocencio Ruiz Cinco de Marzo, 9. Muy concurrida por los bibliómanos zaragozanos, esta librería de ocasión sorprende frecuentemente con su olería de incunables. Gran Vía, 11 frente a la antigua Facultad de Medicina.

Centro Independencia. A estas galerías comerciales, sitas en el Paseo del mismo nombre, se las conoce popularmente como "el caracol". Galerías de arte, zapaterías, boutiques y negocios de hostelería se apiñan en sus pasillos. Chocolate, en la calle General Sueiro, os ofrece moda de diseño. Galería Miguel Marcos. Las mañanas de los días festivos se forman mercadillos callejeros en varios enclaves de la ciudad. En la Plaza de San Francisco se exponen y venden sellos, monedas y minerales.

Vascones y suessetanos parece que se repartieron su territorio en la noche de los tiempos: La romanización intensiva de esta feraz comarca cerealística se verifica entre los siglos II y IV de nuestra era: Moros y cristianos supieron apreciar también la rique- za de esta tierra y su importancia estratégica. El paso de las sucesivas culturas ha sembrado las Cinco Villas de inaprecia- bles tesoros artísticos y de lugares y conjuntos de añeja belleza, que recatadamente aguardan la visita de nuestros trotamun- dos. Caste- jón de Valdejasa, Erla y Luna son asimismo lugares de interés para el viajero.

Del interior cabe destacar el retablo mayor plateresco que labrasen en el siglo XVI Gil Morlanes y Gabriel Yoli, y la capilla de la Virgen de Sancho Abarca, ligada a la historia del que fuera rey de Navarra. La grandilocuencia barroca de la capilla oculta la nuda beldad que caracteriza la talla gótica de su patrona. Fiestas populares El 21 de abril se celebra la festividad de la Virgen de Sancho Abarca.

Esta efemérides tiene interés por la representa- ción del tradicional dance de Tauste, que los actores ejecutan blandiendo palos. Coronas de flores y torres humanas cuatro hombres con un niño encaramado en lo alto, que lejanamente recuerdan los castellers catalanes son elementos complemen- tarios de este dance.

Allí se degustan buenas judías de la tierra y otros platos regionales principalmente carnes y caza menor. Constitución, Reserva cinegética Cerca de Tauste y en dirección a la provincia de Huesca, no dejéis de visitar la Reserva de caza de los Montes de Castejón, macizo cubierto por bosques de pino carrasco que delimita los confines del secarral trigueño. Los jabalíes y gatos monteses campan a sus anchas por las anfractuosidades del terreno, cediendo el dominio del cielo a las numerosas colonias de aves rapaces que anidan en los riscos.

De data su Fuero particular, que la convertiría en cabeza de merindad y suprajuntería. Del peso político de esta villa en el seno de la Corona aragonesa nos habla su elección como sede de las Cortes de , entre cuyas resoluciones se incluiría el sistema de elección del Justicia de Aragón. Rodeada de murallas hasta el siglo XVIII, brillaría en esa centuria el torero Martincho hijo de esta villa a quien Goya inmortalizase realizando el salto de la garrocha.

Paseo del Muro, Media Villa, Para hacer noche a precios reducidos alrededor de ptas. La parvedad de medios no impide el aseo y la simpatía de quienes regentan estos esta- blecimientos. Saciar el hambre Bar Cuatro Esquinas. El Salvador, 4. Encontraréis bue- nas tapas y bocadillos.

Otro tanto en La Oliva Paseo del Muro, 1. Asador Aragón. Mediavilla, Restaurante El Salvador. Concordia, Y después de comer Después de comer apetece una copa de brandy -u otro espíritu- en alguno de los cafés del pueblo: Enclavada en el mismísimo corazón de la villa. Su disposición exterior revela la doble función, religiosa y militar, que antaño tuvo asignada. Dos portales dan acceso a su interior: La severidad de la bóveda de cañón, símbolo de la espiritualidad intimista y humilde -incluso humillante- difundida en toda Europa por la orden de Cluny, contrasta con las estilizadas formas del retablo gótico, que anuncian el advenimiento de la nueva religiosidad mundana de los siglos XIV y XV.

Iglesia de Santa María de la Corona. Plaza Mayor. Si se busca la pesca de la trucha, lo mejor es dirigirse a los embalses de El Bolaso y San Bartolomé, donde también se practica el windsurfing. Los alrededores de estos pantanos, repoblados con pinos, son aptos para la acampada. Y también en la Federación Aragonesa de Vela, Pza.

La tomó a los moros Alfonso I el Batallador , pero a su muerte pasaría a la Corona de Navarra, que erigió la mole de su castillo roquero. Para comer y dormir es recomendable la pequeña fonda Cinco Villas, en la calle Urruti Castejón, n, en el centro del pueblo. También podéis acudir al restaurante Causín, en la calle Mayor, Controla el pueblo desde un altozano desbro- zado -como era normal en este tipo de construcciones- y llama la atención por su extraordinaria severidad: Desde la lejanía, y debido a la perseverancia rectilínea de sus constructo- res, semeja un castillo de juguete.

Iglesia Parroquial de Santa María. Los contrafuer- tes exteriores y la prominencia del testero absidal le confieren aspecto de solidez; en las capillas interiores pueden contemplar- se -y no sin esfuerzo, dada la parva iluminación- varios retablos góticos de colores ya ajados, que en su día seguramente resal- taron por la intensidad de sus tonalidades. Mención aparte merece la torre parroquial por su curiosa disposición: La poderosa familia romana de los Atilios, que enseñoreó esta comarca, dejó constancia de su opulencia construyendo un mausoleo, popularmente conocido como El Altar de los Moros siglo II d.

A otro mausoleo romano del lugar se le denomina La Sinagoga s. Poca historia conocían quienes así los llamaron. Fue en origen plaza fuerte, baluarte cristiano en la linde de los dominios musulmanes: Un documento del año habla ya de Sause; por esa época pertenecía al reino navarro, pero se convirtió en aragonesa en Alfonso I le concedería Fuero el año El caserío, declarado Monumento Histérico-Artístico, se apiña en la cimera de un altozano quebrado por bancales m.

Muy recomendable si el bolsillo lo permite entre y ptas. Fonda Fernandina. Emilio Alfaro, 1. Peque- ña y acogedora, aunque un poco cara si consideramos la simplicidad de sus habitaciones sin baño. En la calle Pons Sorolla, n 9 2, una antigua casona ha sido habilitada como vivienda de turismo rural. El precio del hospedaje unas ptas. Y plato para todos los buches Vinacua. Pintor Goya, 1. Por menos de ptas. Probad el conejo con caracoles, la especialidad de la casa. Un recorrido monumental Iglesia del Salvador y San Esteban. Responde al es- quema de iglesia-fortaleza; no en vano se adosa a la muralla de la villa, parcialmente conservada en algunos tramos.

Una gran espadaña corona su fachada adusta, construida con sillares de piedra. Bajo la iglesia alta se tiende la cripta, cuyo acceso es un corredor igualmente abovedado: En la capilla central se expone la Virgen del Perdón, valiosa talla gótica. Son asimismo interesantes los relieves de los capiteles que sostienen la bóveda de la cripta. Palacio de los Sada. En este caserón majestuoso, joya del gótico civil aragonés, nació Fernando el Católico. La sobrie- dad y el almenado del edificio recuerdan la importancia militar que antaño tuvo la plaza.

El conjunto fue restaurado en Ubicado en la plaza del mismo nombre, importante conglomerado de edificaciones notables por su valor artístico. Numerosos caserones y conventos de esta misma época siglos XV-XVI se apiñan a lo largo y ancho del casco urbano de Sos. Camping Municipal de Sigues N, km. Unum Castrum, Unocastello, Uncastillo Bien a las claras pues su origen mililar. Plaza fuerte cristiana y navarra ya en el siglo X, luego baluarte avanzado del pequeño reino arago- nés.

El caserío festonea la ladera del risco, pero no osa escalar hasta su cimera castrense; los tejados de pizarra parduzca se hermanan con el hosco cromatismo de la mole rocosa. Un pueblo chato, y ese elegante campanario ornado con chapiteles por estandarte. Desde la lejanía, su aspecto puede antojarse fantasmal. Y buen trato al cliente, que no es poco. Un restaurante Muy conocido es el restaurante Casa Sierra Mediavilla, Por dos mil pesetas aprox. Vestigios medievales Castillo. De él quedan un torreón octogonal, que de seguro fue baluarte principal de sus defensas; y un lienzo de muralla con dos arcos apuntados y torre adosada.

La ascensión es breve, aunque empinada: El claustro es de estilo renacentista. Iglesia de San Miguel. El año sufrió el expolio de su portada, adquirida íntegramente por el Museo de Boston.

Guia del Trotamundos - xozixasahuvu.cf

La iglesia se convertía entonces en vivienda particular. Iglesia de San Martín. Iglesia de San Juan. En una capilla del crucero se gua- rdan significativos murales del siglo XIII, donde podréis apreciar el estaticismo que caracteriza la pintura de esta época. Iglesia de San Felices. Iglesia de San Andrés. Sufragada por el obispo Pedro del Frago como monu- mento funerario, en ella ejecutó diversas encargos el pintor Rolam de Mois siglo XVI.

Sin olvidar los restos de su casti- llo. Encontraréis habitaciones y yantar en El Canguro, el Destajadas, n g Su serranía es uno de los lugares preferidos por los excursionistas aragone- ses. La familia Luna la vendió en al Arzobispado de Zaragoza. En adquirió categoría de villa. El trazado de la villa comparte su raíz medieval con otras poblaciones anteriormente mencionadas en este periplo por las Cinco Villas. A sus encantos estéticos añade el interés ecológi- co de su término municipal, que comparte con la vecina Fuencal- deras.

Matar el hambre, vencer el cansancio En la carretera de Luna funciona una vivienda de turis- mo rural regentada en régimen familiar por varios miembros de la familia Les. El precio de la habitación doble es muy intere- sante. En el Bar El Caserío Mayor, 17 sirven bocadillos con embutidos de la tierra y comidas caseras a buenos precios. Pero conviene estar en buena forma para afrontar estas excursiones. Función ésta que conservó los siglos siguientes, como bien atestigua la crónica del viaje a Aragón de Jerónimo Münzer Su iglesia parroquial contiene varias pinturas de Goya.

Utebo posee una esbelta iglesia mudejar, con un campa- nario apuntado de ladrillo rico en ornamentación y filigranas; el templo fue reconstruido en por Antonio de Sariñena. Después de contemplar la esquisitez de este monumento podéis hacer una parada gastronómica en Flunch carretera de Logro- ño, km. Zarago- za, En Pinseque, si pilla de paso, hallaréis dos monumentos de inexcusable visita: El interés de esta población tan cercana a Zaragoza radica en su galacho, un meandro del Ebro abandona- do por éste en uno de sus sucesivos cambios de cauce.

Numerosas aves migratorias hacen escala en este paraje reco- leto y en sus escarpaduras anidan las rapaces. Apenas doce kilómetros lo separan de Zaragoza. Garzas reales, patos silvestres, martinetes, avetorrillos A la entrada de la reserva, cesde el caserío de La Albarca, tenéis un centro de interpretación con información relativa a la zona y al comportamiento a seguir en su interior.

Varios caminos señalizados bordean el paraje. Y no olvidéis la cantimplora, los binoculares y buenas dosis de paciencia: Para mayor información Servicio de Conservación del Medio Natural. TI Zarago- za. Fuentes de Ebro es conocida por sus objetos de artesa- nía. Velilla de Ebro. Muy cerca del pueblo, en los predios La Cabaneta, El Villary San Cristóbal, han aparecido yacimientos arqueológicos ibero-romanos. En Celsa término municipal de Velilla han localizado los arqueólogos la colonia lulia Victrix Lepida, primer esta- blecimiento romano en el valle del Ebro, asentada a su vez sobre el primitivo poblado ibérico de Celse.

Se ha rescatado buena parte del trazado urbano y descubierto vistosos murales y mosaicos. Velilla celebra sus fiestas entre el 5 y el 8 de diciembre. Por estas fechas se representa su afamado dance: Este cenobio viene a ser un oasis gótico en el mar mudéjar del Bajo Aragón.

Romeo Santos - Sobredosis (Official Video) ft. Ozuna

La vida conventual comenzó aquí el año , continuando ininterrumpidamente hasta la Desamortización de Nuestra Señora de Rueda era uno de aquellos grandes complejos monacales del Medievo rodeado de murallas, que comprehendía tanto edificaciones religiosas como otras muchas de índole económica o fabril. La orden del Cister regentaba esta pequeña ciudad: El visitante debe atravesar primeramente la portería y después el edificio abacial -la antigua residencia del prior del monasterio- para acceder al recinto central del complejo, una amplia plaza donde se alzan la hospedería y la iglesia conventual de estilo gótico, sin crucero, con tres airosas naves que conclu- yen en sendas capillas.

Las obras de este templo se prolongaron desde a Fue construida en sillar de piedra, al igual que el resto del cenobio. Tal vez sea el claustro la pieza preferida por los curiosos que se acercan hasta el monasterio. Su planta es cuadrada y lo jalonan grandes ventanales de ojiva, en cuyo interior un parteluz sirve de encuentro a dos arcos lobulados. La cubierta del corre- dor es de bóveda de crucería, cuyos nervios arrancan de las columnas adosadas a los pilares laterales de los mentados ventanales.


  1. citas online policia nacional!
  2. cam 4 chicas!
  3. donde conocer hombres en madrid.
  4. Y se echa de menos ese vergel interior de fuentes, setos y frutales que la prolongada soledad del monasterio ha reducido a simple evocación. Ofrece también comidas caseras a buen precio. Pero nada, si exceptuamos tal denominación, resta de la presencia musulmana en esta población reconquista- da -tardíamente- por Alfonso II de Aragón en El año se hicieron cargo de su feudo los caballeros del Hospital de San Juan de Jerusalén, que erigieron en la parte alta de la ciudad su fortaleza y residencia. Sin que falte una buena oferta gastronómica, cosa muy a tener en cuenta.

    Muy bien acondicionado, sorprende por su precio eco- nómico menos de ptas. Conde de Guadalorce, Tf Pensión Los Jardines. Obispo García, 1. Tarifas ligeramente inferiores a las del Hotel Mar de Aragón. También sirven comidas. Pellicer, Precios económicos, pero con un inconveniente: Camping Lake Caspe. Con este nombre de resonancias anglosajonas se designa este establecimiento de segunda cate- goría, situado en la carretera N, km. Cierra los meses de diciembre, enero y febrero. Restaurantes Casa Magallón. Excelente tratamiento del ternasco.

    Precios regalados, dada la gran calidad de las viandas. Tres cuartos de lo mismo. Bar Restaurante El Coso. Coso, 6. El Mesón. Obispo García, 8. Los Arcos. Plaza Ramón y Cajal, 9. Baja, Con todo el encanto de estos añejos centros sociales, que nos recuerdan tiempos pasados. Un buen lugar para la tertulia en las frías tardes del invierno. Nivel Patrimonio monumental Colegiata de Santa María. Se trata de una construcción gótica de extremada sencillez exterior: Y la misma sobriedad que resta encantos exteriores al templo, impregna su interior de serena belleza.

    Castillo-palacio de los caballeros hospitalarios. Ape- nas un montón de escombros. Solamente subsiste la sala del Compromiso, donde la historia o la tradición -siempre en busca de esa referencia física que confiera verosimilitud a lo narrado- quieren emplazar el escenario de tan histórico pacto. Mausoleo de Miralpeix. Esta construcción romana fue reubicada en los jardines de la Plaza de Santa María antes de que las aguas del pantano de Mequinenza anegasen su situación original. Fue construido en el siglo XIX y merece ser mencionado por la pulcritud de sus formas clasicistas.

    Barrio de La Muela. Pervive su trazado medieval de callejas estrechas y sinuosas, un dédalo alegrado por el albor de sus fachadas encaladas. En nada envidia este barrio a los cascos históricos de otras poblaciones monumenta- les. El tercer piso conserva restos de la configuración original del edificio. Frente a él se alinean los Arcos del Toril, con trazado ojival; son basamento de los soportales que cierran un lateral de la plaza.

    Convento de Santo Domingo. Aunque esté reducido a ruinas, pueden observarse vestigios de tres estilos diferentes y yuxtapuestos: Torre de Salamanca. Fiestas, tradiciones y ferias Procesión de la Veracruz.